jueves, 12 de agosto de 2010

Devora Espíritus

Vaya... este es un escrito que encontré en uno de mis mails... creo que lo escribí con la intención de publicarlo en su momento... la verdad puede que lo haya hecho, pero no lo encontré, de todas formas relata algo que me sucedió, bueno aquí esta:

"Siempre quise saber como sería tener un encuentro sobre natural, siempre envidie a todas las personas que habían sentido o visto algún fantasma o que les leyeran el tarot, me fascinaba ver el programa que una vez estuvo al aire “Revelaciones”, en donde realizaban regresiones a los invitados, mi sueño siempre fue que me pasara algo así, aunque tuviera mucho miedo y finalmente mi sueño se hizo realidad.

Ayer, por cosas del destino, mientras estaba en medio de un ejercicio de relajación, cometieron el error de hablar con mi personalidad reprimida, aquella que no teme decir las cosas, lo que yo no sabía era que esa “YO” reprimida, era un espíritu que vivía en mi cuerpo desde que yo era pequeña, ahora me explico muchas actitudes que tuve. Lo malo fue que después ella se negó a dejar mi cuerpo, ahí fue donde todo comenzó, altanera como ella sola, humillaba a la persona que me estaba haciendo la relajación, que por mucho que trato, no pudo hacerme volver antes de que llegaran mis padres, mientras, yo estaba conciente de todo cuanto pasaba, aunque era incapaz de tomar control de mi cuerpo, era desesperante, porque ella comenzó a ponerse violenta, trato de ahorcar dos veces a esta persona y dejo en su rostro dos marcas de rasguños, ese fue su peor error, porque en esta persona también habitaba un espíritu pero muy diferente al mío, un asesino que mato a muchos niños en una época muy distinta a la actual, un hombre con tanta maldad, que se negó a salir de su cuerpo cuando trataron de sacarlo, tanta es su fuerza que intento asesinar a la persona que oso tratar de sacarlo. Un error que después ella lamento, porque tomo posesión del cuerpo, aunque no podía moverse, sólo hablar, pero dejó bien en claro sus intenciones. La reto a una pelea, a la 1:30 de la madrugada, él iba a venir hasta mi pieza e invadir mi mente para devorar a esta mujer, que inmediatamente se desespero, pero al poco tiempo comenzó a reír (quizás esta “media loquita”), finalmente pude volver a controlar mi cuerpo e inmediatamente me pidieron que hablara con ese espíritu, pensaron que podría hacerlo cambiar de opinión, entonces me prepare para hablar con un asesino condenado a morir en esta vida y condenado por Díos a vagar en la tierra, estaba muy nerviosa, no sabía que podría decirme, pero aun así lo intente, debía permanecer lo más tranquila posible, me dijeron que él era un Caballero, que no lo interrumpiera cuando estuviera hablando y que por sobre todo, no comenzara a llorar, ya que eso a él le encantaba. Al poco tiempo, el volvió a ocupar el cuerpo, aunque sólo podía hablar…

Lo primero que hizo, fue respirar fuertemente, como si hubiera un olor exquisito en el aire y luego me dijo: “Ese olor… (respiró hondo nuevamente) hace mucho tiempo que no sentía ese olor, a mujer con Cuerpo!!” supe inmediatamente que era él, su voz era muy distinta a la del cuerpo que habitaba, admito que mi estomago se contrajo, pero no debía demostrar miedo. Luego me pregunto que para que lo había traído y me dejo bien en claro que a él no le gustaba hablar con los vivos.

Estuvimos hablando cerca de media hora, me contó como murió, como llego a convertirse en lo que es ahora, un Devora Espíritus, me contó que había visto a Dios y que lo odiaba, que estaba aquí porque buscaba venganza, me dijo, que me encontraba valiente por atreverme a hablar con él, ya que la ultima persona con la que hablo (y que intento sacarlo de aquel cuerpo) termino: “Llorando como una niñita

Se comportó como un verdadero caballero, nunca trato de insultarme ni nada, hasta se mostró curioso con ciertos detalles de mi vida, siempre me trato de señorita, aunque me dijo que en su tiempo, las señoritas eran a partir de los 24 años y las damas desde los 30…. Así que para él yo seguía siendo una niña. Me dijo que Sake existía, que él existía en mi imaginación y me dijo que nunca dejara que otra persona matara mi imaginación, porque a él nunca nadie lo había hecho, ni siquiera en estos días, me dijo que yo era una buena mujer y una buena ama de casa… y quizás lo que más me sorprendió, fue que al final me dijo: “Me gustaría que estas conversaciones fueran más seguido”…

Antes de irse, me dijo que era del sur y donde encontrar su nicho y le prometí que le llevaría flores cuando fuera en las vacaciones y también le prometí que volvería hablar con él este próximo domingo." Fin .-

No hay comentarios: